Puede una chica de primer año la fecha un chico alto

Solo quiero que alguien me entienda

2020.09.06 00:23 M_S_A_Y_G Solo quiero que alguien me entienda

Esta para nada es la mas trágica historia de alguien, pero quiero desahogarme
En la primaria estudie en un colegio privado, era la mejor alumna me daban diplomas y etc. Mis padres los veía orgullosos de mi y eso me alegraba, nunca fui de hablar, por mis notas tenia "amigos". Mis tías especialmente siempre me regañaban por no saludar, yo lo hacia, pero mi voz nunca se escuchaba, supongo que siempre fui una llorona.
Nunca me sentí cómoda junto a la familia de mi padre, mi madre tampoco ella solo se llevaba bien con una de las hermanas, la única que parecía tener los pies en la tierra y no creer que el mundo gira a su alrededor como el resto de las hermanas. Yo solo me llevaba bien con una prima era bastante unida a ella, pero al entrar a la secundaria deje de verla o a cualquiera de esa familia.
No se como sean las escuelas en donde viven pero aquí solo se conoce 1-6to de primaria y 1-6to de secundaria. En 5to de primaria me cambiaron a otra escuela que en ese momento era de solo chicas. luego por una ley todas las escuelas debían ser mixtas. Así que cuando entre a secundaria habían chicos, muy pocos. En mi curso solo habían 4 y 28 chicas. En esta escuela secundaria va por la tarde. Habia conseguido de alguna forma tener amigas en 5to pero en secundaria mezclan los cursos así que me separaron de ellas. Las veía a veces en resecos, pero yo dejaba de sentir ganas de esforzarme en la escuela así, la pubertad me ataco y me salío acné, yo de por si tenia mala autoestima. Cada vez que me miraba al espejo me daba asco. Me trataba de cubrir con mi cabello pero en la escuela me pedían que me lo recogiera me decían que me saldrían mas granos si me lo tapaba con el cabello lo que me hacia sentir peor, no me gusta que me recalquen mis errores.
El acné fue empeorando y mi autoestima empeorando, en casa tampoco ayudaban trataba de pedirle ayuda a mi mamá para que me lleve con un profesional o me compre mascarillas o productos, pero ella estaba mas pendiente en cuidar de la niña que había nacido un par de años antes, esta bien es una bebe necesita atención y cuidados pero tampoco debería olvidar que tiene otra hija. Ella solo me ignoraba parecía no existir en esa casa, me metí mas a youtube a Internet y me centraba en eso para poder sonreír. En la escuela igual siempre paraba con audífonos escuchando música para no escuchar voces, aunque nadie dijera nada yo escuchaba voces insultándome, gritando lo asquerosa que me veo, lo mal que esta mi cabello, lo patética que era. inútil, horrible, que nadie me necesitaba, que nadie me quería.
Mis notas empeoraron, faltaba a clases, en segundo de secundaria llamaron a mi mamá le contaron como estaba en notas que no presentaba tareas que no iba a la escuela, esa noche me regaño, me grito, que ella se esforzaba para que yo pueda ir a la escuela para pagar los materiales que debería estar agradecida, que debo esforzarme en la escuela, que no parecía hija de ellos por que no tenia buenas calificaciones, yo le dije que no pedí haber nacido, que no puedo concentrarme en clases, que no quiero ir a clases que me odio, que odia mi vida, ella dijo "Ojala no te hubiera tenido" después de pegarme una cachetada y se fue. Yo dormía en el mismo cuarto que mi hermano mayor que había salido por orden de mi madre. entro cuando ella salio me pregunto si me pego yo negué y me senté en mi cama abrazando mis piernas la ultima frase se repetía en mi cabeza las voces la gritaban otras se reían sentía que mi cabeza iba a explotar. No sabia ni lo que estaba escribiendo en ese momento en una hoja, pero en la madrugada salí de mi cuarto deje la carta en su puerta y salí de la casa, camine sin rumbo solo pensando quiero morir, quiero desaparecer, quiero irme, quiero dejar de pensar. Llegue a un edificio en construcción cerca de una avenida en ese tiempo ver edificios tan altos era raro y ese era de los primeros. Busque una forma de entrar lo rodee, escuche un taxista pitar no me gire para verlo, el dijo que podía llevarme le dije que no tenia dinero me respondió que no importa puedo darte una vuelta gratis. A mi ya no me importaba morir tirándome de un edificio o violada o vendida por ese hombre me subí al auto blanco, nunca lo mire, recogió a una chica borracha despachada por su novio de una fiesta. Dimos una vuelta y la mujer pidió volver donde el chico lo que el taxista hizo. Después de dar vueltas preguntando por que estoy fuera sola y tan tarde, si había tenido peleas con el novio, yo le dije que mi madre había dicho que deseaba no haberme tenido y yo quería desaparecer para que ella este feliz, el se quedo callado un tiempo, llego a una terminal que antes estaba en medio de la ciudad cerca habían residencias el taxista me pregunto si quería quedarme esa noche en uno de esos cuartos, yo ya algo de vuelta en mi le negué y agradecí el compro dulces de una señora los comí, le pedí que me dejara bajar el insistió en que me llevaría a mi casa le di mi dirección, tenia sueño y no pensé si esto era buena idea, de todas formas me llevo, entre a casa recogí la carta y nunca volví a ver al taxista.
Después de esa noche las cosas en casa fueron de mal en peor, yo no comía con ellos, en las mañanas me quedaba encerrada en mi cuarto iba de vez en cuando a la escuela o me iba a caminar sin rumbo. De alguna forma aprobé enserio no se como.
Decidí ignorar el hecho que mi madre no me quería, igual que ella hizo o tal vez se sintió mal, pero hasta la fecha jamas se disculpo o nombro el tema otra vez.
En la escuela iba bien solo hacia lo que podía sin esforzarme mucho, disertar era imposible, las voces siempre estaban ahí pero trataba de ignorarlas con música. Yo sentía un vació en mi, como si fuera un muñeco. sin vida sin sueños sin nada. Empece a cortarme al principio por curiosidad eran leves como rasguños de gato que se curarían en un par de días. Pasaron semanas en la escuela insistían en que debía hablar, que no podía evitar hablar en la vida. Cortarme se volvió una necesidad para callar las voces, para dejar de sentir un remolino de pensamientos, de frustración, de impotencia, de rabia, Se que tengo que hablar, se que tengo que esforzarme, se que tengo que hacerlo, pero no quiero, no estoy aquí por gusto, solo estoy aquí hasta que reúna el valor para acabar todo.
Los cortes se volvieron mas profundos mas seguidos en mas partes del cuerpo ya no solo brazos, pasaron a los muslos piernas, abdomen, cuello.
Lloraba sin una razón en concreto cada noche.
Un día mi gata que se encariño con mi hermano mayor tuvo o trajo una gatita solo una, no había rastro de sangre o de haber mas ni que la gata había estado embarazada, pero la gatita era recién nacida de colo negro con salpicones de color naranja mostaza amarillo y blanco. La llame Ayami que en japones es Mar de colores. Por cierto cuando me centre en youtube, también conocí el anime, que también me centre en el.
Ayami creció y era mas apegada conmigo, siempre que me sentaba ella venia corriendo de cualquier parte y se echaba en mi regazo ronroneando exigiendo cariño lo cual yo le daba, en la noche cuando estaba llorando ella me ronroneaba restregándose en mi, yo le contaba lo que sentía lo que pasaba en la escuela en casa y ella parecía entenderme se quedaba sentaba viéndome o ronroneando a veces maullaba cuando paraba como si me contestara. Ella parecía que vino para alegrarme la vida ya no sentía ese vació las ganas de cortarme disminuían y dejaba de escuchar tan seguido las voces. Así paso un año y meses mas.
Un día cuando volví de la escuela no vino a recibirme como siempre no le di mucha importancia porque podría estar comiendo. Esa noche no vino, no era tan raro había veces que mis gatos desaparecían un par de días especialmente cuando estaban en celo, pero no era época y ella estaba operada. Pense que ella volvía durante la tarde cuando estaba en la escuela pero mi tía me pregunto que paso con la Ayami que no la veía desde hace días. Comencé a preocuparme el día siguiente le pregunte a mi hermano si la vio el dijo: Mamá la mato por que se orino en su cama. me quede sin palabras y deje de respirar por un momento le dije que deje de bromear tan mal y le volví a preguntar el dijo que le pregunte a nuestros padres. Le pregunte a mi papá, me dijo que le pregunte a mi mamá y que fuera a almorzar. no le pregunte solo me quede en cama llorando todo el día sin comer nada, No comí nada durante tres semanas solo agua. iba a la escuela porque odiaba estar cerca de ellos. Comencé a pensar en ellos como asesinos y lo sigo haciendo. Después de la escuela volvía a casa caminando por el camino mas largo posible dando vueltas para llegar lo mas tarde posible aunque hiciera frió, esto se volvió costumbre durante los siguientes años, el fin de semana de la segunda semana Ella vino a mi cuarto yo estaba viendo vídeos en youtube. Me dio una cachetada y pregunto que me pasa por que actuó como una malcriada, que no se me puede decir nada o hacer algo por que ya empiezo a llorar, yo me quede en silencio con la mirada en el suelo y la mejilla ardiendo, ella se levanto y desde la puerta me dijo ven a almorzar respondí no quiero y me lanzo lo que tenia a mano libros y cerro la puerta de un golpe. durante ese tiempo intente cortarme las venas siempre temblaba y no podía ir tan profundo siempre el recuerdo del maullido de Ayami me detenía y me hacia buscarla por todas partes esperando que salte a mi cama y me ronronee lo que nunca pasaba a veces salia en la madrugada solo caminando hacia un parque, me quedaba ahí viendo las estrellas hasta que sean casi las 5 y volver a casa, el insomnio se iba presentando, las noches que no salia me quedaba viendo mi techo y las estrellas que pegue en este, escuchando música hasta dormirme y despertar dos horas después, tratar de volver a dormir solo para que lo mismo pase hasta que ya amanece.
En uno de esos días ella vino y me dijo que me vista que saldremos estaba enojada y me gritaba solo hice lo que me ordeno salimos hacia INTRAID un instituto de tratamiento rehabilitación e investigación de drogo pendencias y salud mental (Es lo que salio en Internet) para mi era el Loquero, ya había ido al psicólogo antes pero era uno privado y caro para mi gusto solo fui un par de veces donde solo me mostraba vídeos y me hablaba de dios, cuando un par de años yo había dejado de creer en este o mas bien no le veía sentido. Aveces la psicóloga me contaba de su vida supongo esperando que yo le cuente la mía, lo que nunca paso porque no tenia confianza alguna en ella. En INTRAID se pagaba pero era mucho menos que el privado. Ahí me vio una psicóloga y psiquiatra. no me sentía para nada en confianza no hable nada. me recetaron antidepresivos. Los odie.
Luego de eso fuimos a comer, no comí nada y lo pusieron para llevar, las pastillas hacían que me diera hambre y días después comí algo, desde hace años evitaba verme detenidamente al espejo pero un día bañándome vi mis costillas, siempre fui de las chicas delgadas y siempre sentía mis costillas, pero ese día me vi al espejo sin necesidad de meter el estomago o hacer algo mis costillas sobresalían y la columna vertebral se notaba mas, los huesos de la cadera, las clavículas. Me perturbo y gusto por igual, ver mi abdomen tan plano y algo hundido me gusto y lo quería dejar así pero las pastillas hicieron que empezara a comer mucho mas que antes y mi cuerpo de chica delgada dejo de serlo. Me odie mucho mas.
Un día habían comprado como 50 pastillas antidepresivas y me las tome todas a la vez con alcohol. pésima elección, Las pastillas normalmente me dejaban con una sensación de flotar muy leve pero yo la sentía y podía reírme de todo, también no pensaba. no podía concentrarme en clases. pero ese dia no podía mantenerme de pie todo parecía dar vueltas me caí varias veces tratando de ir al baño para vomitar, ellos se enteraron de lo que hice, no me llevaron al hospital, supuesta mente porque el lavado de estomago duele mucho, no lo se.
Dormía todo el día apenas podía mantener mis ojos abiertos, me dieron una cubeta para cuando tenga ganas de vomitar, para ir al baño me sentaba en un skate e iba poco a poco, aun cuando estaba a punto de desmayarme a cada rato nunca nadie estuvo ahí para ayudarme, falte a la escuela por una semana no se si pidieron licencia o algo. El efecto siguió unos meses pero a la semana podía pararme y caminar medianamente recta. mis pupilas estuvieron dilatadas por una semana mas, y las nauseas se fueron en la primera semana. el cansancio se fue a las tres semanas pero mi mente se podía quedar en blanco fácilmente, habían conversaciones en mi mente no se de quienes porque tampoco habían personas a mi alrededor, comencé a pensar que mi mente, corazón, cuerpo y "yo" eramos diferentes seres. cada uno con su propio pensamiento. Aun hoy en día me refiero a estas partes como otras personas. Deje de ir al loquero que no ayudo en nada. En las noches me despertaba buscando aire, cuerpo había dejado de actuar solo, a veces cuando me quedaba en blanco podía dejar de pestañear o de respirar o caminar y me caía, creí que mis reflejos segian dormidos por las pastillas. Nunca le dije a nadie de mi familia nada.
En quinto, seguía saliendo durante la noche y después de clases yendo al mismo parque. Una noche en febrero conocí a un chico me empezó a hablar amigable manteniendo una distancia, haciendo preguntas y contándome de el, como si conociera como hay que tratarme. cuando comenzaba a sentir que quería irme el se despedía, esto por un par de noches, intercambiamos números, yo faltaba a la escuela e iba a su casa a jugar el me preguntaba y escuchaba, no se si me entendía pero lo que respondía era como si lo hiciera perfectamente, el era tan perfecto que parecía irreal. el 28 de febrero fui a su casa, a jugar como siempre, el se fue por algo de beber y comer dejándome en su cuarto, llego un mensaje en su celular lo vi el tenia mi contraseña y yo la suya no vi el mensaje era de su madre, entre a galería porque el nos sacaba fotos y quería borrarlas porque no me gustaban aunque pensaba crear copias y ocultarlas solo quería asustarlo un poco. Yo fui la que sintió temblar todo su cuerpo y sentir como me quedaba helada. En galería mas que nada veía fotos mías en varios ángulos algunos solo mostrando mi trasero o pecho habían algunos desde lejos en aquel parque había un gif donde estaba de espaldas y pareciera que estuviera haciendo twerk o no se. Escuche abrir la puerta lo que me hizo respirar de golpe. Aquel chico que siempre tenia una mirada dulce amable y comprensiva se iba transformando a una mas de miedo entre enojo. solté el celular que cayo en la cama, dejo la bandeja en su escritorio y salio del cuarto comencé a temblar mas, tome mis cosas y quise salir pero la puerta estaba con llave se me hacia mas difícil respirar, el volvió abrió trate de decirle que quería irme el cerro la puerta y me agarro del brazo tirándome a la cama repitiendo que el no quería que fuera así pero yo lo obligue. me inmovilizo e inyecto algo en mi brazo lo hizo brusco y yo ya estaba llorando con el terror en todo mi cuerpo pidiendo que me dejara ir que no le diré a nadie.
Comencé a sentirme adormecida trataba de levantar mi cuerpo pero no lo lograba mis ojos pesaban, mi cuerpo se sentía distante el comenzó a quitarme el short y tocarme, de mi solo salían balbuceos que según yo eran palabras, no se cuando cerré los ojos o que paso después, solo desperté en aquel parque con dolor en todo el cuerpo me quede ahí un rato tratando de convencerme que nada paso solo me desmaye y desperté. que nunca había conocido a nadie en ese parque. y me fui lentamente a mi casa tratando de ignorar que mi ropa estaba mal puesta y la ropa interior mojada. Llegue a casa tipo 5 así que nadie supo cuando llegue porque todos dormían.
Jamas le dije a alguien de el su nombre lo que paso nada. Viví ese año tratando de olvidarle, pero las voces se volvieron mas fuertes mas constantes los cortes volvieron mas profundos tenia miedo de hablar miedo de estar con otras personas, cuando alguien mayor y desconocido me hablaba temblaba y solo quería llorar. deje de ir a la escuela de nuevo quise escapar de todo no soportaba estar ahí fingiendo que todo estaba bien cuando yo era un desastre quería ir a otro lugar donde nadie me conociera donde podría estar sola sin preocupaciones sin responsabilidades sin nada. Tome el primer autobús que saliera y pudiera pagarlo. me fui a otra ciudad solo con agua cuadernos para escribir o dibujar un celular sin chip y solo música. estuve todo el día ahí paseando viendo lugares donde podría dormir. fui a la terminar porque siempre veía que ahí dormían personas y los guardias cuidaban, no considere que yo desde que llegue me tomaron de sospecha por escaparse, me quede ahí hasta las 3 donde se acerco un guardia y me pidió acompañarlo me hicieron preguntas si había ido ahí por un supuesto trabajo o un novio que me lo pidió o acompaño, estábamos en frontera con otro país así que la idea de contrabando era clara. yo negué a todo y dije que solo quería un descanso pero era menor de edad me llevaron con policías a la estación mas cercana en el camino inspeccionaban mi mochila y los cuadernos, en la estación me hicieron hablar con dos psicólogas no me agradaron me tomaron como caprichosa que debería de afrontar mis deberes que mis padres seguro estarían preocupados, etc. Los llamaron yo en un rincón me cortaba con las voces insultándome, hasta que mis padres llegaran me llevaron a una casa hogar me dieron un cuarto y me encerré ahí como me lo recomendaron puse a cargar mi celular no pude dormir toda la noche, ellos llegaron en la mañana no les dije nada ni salude me aleje de su falso abrazo y salí rumbo al auto ellos subieron y dijeron que aprovechando que están ahí que fuéramos a la feria, No me gustan para nada los lugares con mucha gente y sin un orden ellos lo saben, pero aun así los seguí, estuvimos caminando ella me preguntaba si había algo que me gustara yo le apunte una polera violeta en degrade a blanco, era holgada ella dijo algo mas para tu edad, me enoje, y me fui los deje solos. Camine un rato pensando si irme pero mi mochila estaba en el auto y ahí mi plata y celular ademas de cuadernos, fui donde el auto tratando de entrar luego de media hora ellos volvieron con bolsas tuve la pequeña esperanza que me compraran lo que les dije me gusto, pero no ella se compro un pantalón y el una polera. abrieron el auto tome mi mochila y quise irme pero el me metió de nuevo en el auto y cerrado me preguntaron porque me fui si podían buscar otra cosa, yo les dije que si hay algo que me gusta es así, no traten de meterme sus pensamientos porque lo único que hacen es que los odie mas y mas ellos se quedaron en silencio y avanzaron el auto yo me eche en el asiento, ella pregunto si tenia hambre no le conteste aumentando el volumen a mi música pararon en una avenida y compraron unos apestosos sándwiches de carne y huevo. quise vomitar. en ese tiempo yo ya iba dejando de comer carne en un principio por el asco que me causaba.
Llegamos a casa y me encerré en mi cuarto. Al día siguiente me llevaron de vuelta a INTRAID dispuestos a internarme, no había cupo así que fue una internación en casa, me llevaron regularmente a las sesiones y recetaron antidepresivos con pastillas para dormir. estuve dos semanas hasta que la psicóloga dijo que pruebe ir a la escuela me dieron tranquilizantes que no funcionaron muy bien el temblar y que me cueste respirar seguían. Odiaba ir a la escuela iba muy de vez en cuando ahora habían llevado una carta de la psicóloga para que me permitan faltar, a fin de año después de meses de sesiones y pruebas me diagnosticaron Ansiedad social, Depresión y Trastorno de personalidad limite (TLP).
Aprobé ese año también, al siguiente llevaron al inscribirme cartas de la psicóloga para que tengan un trato un poco diferente conmigo, que no me fuercen a disertar, no pasar educación física, darme un poco de tiempo si lo necesito al presentar tareas. Ese año también falte a clases en total fui solo medio año, me esforcé en lo que podía, Ingles, Artes plásticas música. pero aun así no era de esperar las quejas de los demás alumnos, los 4 chicos segian, pero ahora eran 26 chicas. Las escuchaba hablar a mis espaldas diciendo que pague a la directora, o que amenace con suicidarme en la escuela o que iría a demandar a la escuela si era un maestro pues lo típico, que le había hecho trabajosos. Dos de los chicos a veces me pedían ayuda en mate, química física o ingles. Antes de las pastillas yo era buena en mate y también antes de faltarme. pero con lo que podía me gustaba ayudar porque siempre creí que los chicos eran mas sinceros y no hablaban detrás de ti. Ese año fue medianamente normal deje de ir a la psicóloga por problemas económicos y que me cambiaron la psicóloga y no tengo ganas de volver a cero.
Ahora el problema necesito una psicóloga que me entienda para preguntar sobre como tener un novio a distancia teniendo yo TLP y ataques de abandono constantemente haciéndolo sufrir.
submitted by M_S_A_Y_G to espanol [link] [comments]


2018.03.17 16:42 master_x_2k Agitación 1

Este es el último capítulo completo traducido por Hidet.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

_____________________Agitación I_____________________

El martes por la mañana lo primero que hice fue salir a correr. Me levanté a la hora de siempre, le pedí perdon a mi padre por no desayunar con el, y salí por la puerta, con la capucha de la sudadera puesta para esconder el desastre de mi pelo sin peinar.
Había algo unico en salir y hacer algo antes de que la ciudad se hubiera despertado. Normalmente no salia tan pronto, así que fue un cambio que agradecí. Mientras me dirigia al este con un trote ligero, no había coches o gente en las calles. Eran las seis treinta de la mañana, y el solo acaba de salir, así que las sombras eran largas. El aire era lo bastante frio como para que mi aliento se condensara. Era como si Bahía Brockton fuera un pueblo fantasma, en el buen sentido.
Mi entrenamiento consistia en correr cada mañana, y alternar entre correr más y hacer otros ejercicios por lastardes, dependiendo de que dia de la semana fuera. El objetivo principal era conseguir más aguante. En febrero, Sophia había convencido a unos chicos para que intentaran cogerme, creo que el objetivo era atarme con cinta aislante a un poste. Había escapado, ayudada por el hecho de que a los chicos no les importaba tanto como para correr en serio, pero me quedé exhausta después de correr sólo una calle. Había sido un jarro de agua fria justo cuando estaba empezando a pensar en salir en traje. Poco después, había empezado a entrenar. Tras unos cuantos intentos, había cogido una rutina. Ahora estaba más en forma. Aunque no podría haber dicho que estaba gorda antes, tenía la desafortunada combinación de una pequeña tripa, pechos pequeños y piernas y brazos tan anchas como el palo de una escoba. La combinación había hecho que pareciera una rana forzada a ponerse a dos patas. Tres meses y medio habían quemado la grasa de mi cuerpo, dejandome muy esbelta, y me habían dado el aguante necesario para trotar a un ritmo constante sin dejarme sin aliento. Pero no quería solo trotar. Aumenté el ritmo cada calle que pasaba mientras me dirigía hacia el agua. Para cuando iba por la quinta calle, ya estaba corriendo.
Mi idea era no preocuparme demasiado de contar los kilómetros o medir las distancias. Eso solo parecía distraerme de mi conocimiento de mi cuerpo y sus limitas. Si lo notaba demasiado facil, simplemente me obligaba a esforzarme más que el dia anterior. La ruta que cogía cambiaba cada día, por insistencia de mi padre, pero normalmente me llevaba al mismo sitio. En Bahía Brockton, ir al este te llevaba a dos sitios. O acabas en los Muelles, o acababas en el Paseo. Como la mayoría de las zonas de los Muelles no eran sitios por los que pasases sin problemas, con vagabundos, pandillas y crimines en general, me mantuve en las calles principales que pasaban de largo de los Muelles y al Paseo Maritimo. Eran más o menos las nueve cuando soía llegar al puente que pasaba por encima de Lord Street. De allí, estaba a una calle del Paseo Marítimo.
Reduje el ritmo cuando la acera terminó y empezó la plataforma de madera. Aunque me dolían las piernas y estaba sin aliento, me forcé a mantener un ritmo lento en vez de pararme.
Por el paseo maritimo, la gente estaba empezando el dia. La mayoría de los sitios aun estaban cerrados, con sistemas de seguridad a la ultima, persianas de acero y rejas de metal protegiendo todas las tiendas de lujo, pero había cafeterias y restaurantes abriendo. Otras tiendas tenían furgonetas aparcadas delante, y estaban ajetreadas cargando sus pedidos. Solo había unas cuantas personas pasando por allí, lo que hizo que fuera facil encontrar a Brian.
Brian estaba apoyado en la barandilla de madera, mirando la playa. Apoyado en la barandilla a su lado había una bolsa de papel y una bandejita de cartón con un café en cada uno de los cuatro huecos. Me paré a su lado, y me saludó con una amplia sonrisa.
"Hey, llegas justo a tiempo," dijo Brian. Iba diferente de cuando le había visto el lunes. Llevaba un sueter debajo de una chaqueta, sus vaqueros no estaban rotos, y sus botas relucian. El lunes, me había dado la impresión de una persona normal que vivía en los Muelles. La ropa de moda y a medida que llevaba hoy le hacía parecer alguien que estaba en su sitio en el Paseo Marítimo, junto con los clientes que compraban en tiendas donde nada costaba menos de cien dolares. El contraste y la facilidad con la que parecía haber hecho la transición eran sorprendentes. Mi valoración de Brian subió un poco.
"Hey," dije, sintiéndome un poco avergonzada por haber tardado tanto en responder, y pensando que mi ropa era increiblemente fea en comparación. No había esperado que se vistiera tan bien. Esperé que el estar sin aliento fuera una excusa creible para tardar en responder. No había nada que pudiera hacer sobre mi ropa.
Hizo un gesto hacia la bolsa de papel, "Tengo donuts y croissants de la cafetería de allí, y café si quieres."
"Quiero," dije, y luego me sentí tonta por hablar como un troglodita. Le eché la culpa al hecho de que fuera tan pronto por la mañana. Para intentar salvarlo, añadí "Gracias."
Pesqué un donut cubierto de azucar y le di un mordisco. Inmediatamente noté que no era el tipo de donut que se fabricaba en masa en una fabrica central y luego se llevaba a las tiendas para que los hornearan por la mañana. Era recien hecho, probablemente en la tienda al otro lado de la calle, vendido directamente despues de salir del horno.
"Que bueno", dije, chupando el azucar de mis dedos antes de ir a coger uno de los cafés. Viendo el logo, miré a la cafeteria y pregunté "¿Ahí no cuestan, como, quince dolares la taza?"
Brian se rió un poco, "Podemos permitirnoslo, Taylor."
Me llevó un segundo procesar la idea, y según hice la conexión, me sentí como una idiota.
Estos tipos estaban sacando miles de dolares por un trabajo, y me habían dado dos mil dolares de entrada. No estaba dispuesta a gastarme el dinero, sabiendo de donde venía, asi que estaba cogiendo polvo en el agujero en el que escondia mi traje, llamándome. Tampoco podía decirle a Brian que no lo iba a gastar, sin arriesgarme a explicarle por qué.
"Si, supongo" dije eventualmente. Apoyé los codos en la barandilla de madera al lado de Brian y miré al agua. Había unos pocos fanáticos del windsurf preparándose para empezar el dia. Supongo que tenía sentido, porque luego habría algun barco saliendo al agua.
"¿Que tal tu brazo?" Preguntó
Extendí el brazo, cerré el puño y lo aflojé para demostrar. "Solo me duele cuando lo flexiono." No le dije que había dolido tanto como para costarme algo de sueño la noche anterior.
"Dejaremos los puntos una semana o así, creo, antes de quitartelos." Dijo Brian. "Puedes ir a ver a tu médico a que lo haga, o puedes pasarte y yo me encargo."
Asentí. Una rafaga del viento con olor a agua salada y a algas me quitó la capucha, y dediqué un momento a apartarme el pelo de la cara y a volver a ponerme la capucha.
"Siento lo de Rachel y todo el incidente de anoche." Dijo Brian. "Quería pedirte perdon antes, pero pensé que sería mala idea sacar el tema con ella delante."
"No me importa" En realidad no estaba segura de que no me importara, pero no era culpa suya. Intenté expresar lo que pensaba "Creo, bueno, supongo que esperaba que me atacaran desde el momento en que me pusiera el traje, asi que no deberia sorprenderme, ¿verdad?"
Brian asintió, pero no dijo nada, asi que añadí, "Me pilló un poco por sorpresa que fuera alguien que se supone que esta en mi equipo, pero lo superaré."
"Solo para que lo sepas," me dijo Brian, "Solo por lo que vi después de que te fueras anoche y según se levantava la gente esta mañana, Rachel parece haber dejado de protestar tanto sobre que alguien nuevo se una al equipo. Sigue sin gustarle, pero me sorprenderia que montara un numero así otra vez."
Me reí, quizás más agudo y más abruptamente de lo que me habría gustado. "Dios, espero que no."
"Ella es un caso especial," dijo Brian, "Creo que crecer como lo hizo la ha dejado algo tocada. Sin familia, demasiado mayor y, eh, no lo bastante atractiva como para ser una buena candidata para la adopción. Me siento mal diciendo eso, pero es ocmo funcionan esas cosas, ya sabes." Me miró por encima del hombro
Asentí
"Así que se pasó una decada en acogida, sin un lugar fijo donde vivir, peleando con uñas y dientes con los otros niños de acogida por las posesiones más basicas. Creo que ya estaba algo tocada antes de conseguir los poderes, y los poderes solo la han vuelto aun más antisocial."
"Tiene sentido," dije, y añadí "leí su pagina en la wiki."
"Así que ya sabes algo," dijo Brian, "Es dificil tratar con ella, hasta para mí, y creo que hasta me considera un amigo... o al menos tan amigo como alguien como ella puede considerarte. Pero si al menos puedes tolerarla, deberías ver que tenemos una buena dinámica de equipo."
"Claro", dije, "Lo intentaremos, al menos"
Me sonrió, y aparté la mirada, avergonzada.
Vi a un cangrejo pasando por la playa justo debajo de nosotros. Extendí mi poder y lo paré de golpe. Aunque no me hacía falta, le apunté con un dedo, y luego moví el dedo lentamente mientras le hacía seguir a donde estaba apuntando con el dedo. Como Brian y yo nos estabamos apoyando en la barandilla, y no había practicamente nadie en el pase oque no estuviera ocupado trabajando o abriendo su tienda, estaba bastante segura de que nadie descubriria que estaba haciendo.
Brian vió al cangrejo dando vueltas en circulos y ochos y sonrió. Con aire de conspiratorio, se acercó a mi y me susurró "¿Puedes controlar cangrejos también?"
Asentí, sintiendome algo emocionada por que estuvieramos pegados así, compartiendo secretos mientras la gente a nuestro alrededor no se daba cuenta de nada. Le dije, "Solía pensar que podía controlar cualquier cosa con un exoesqueleto o una concha. Pero puedo controlar gusanos también, entre otras cosas, y no tienen conchas. Creo que todo lo que hace falta es que tengan cerebros muy simples."
Le hice correr en circulos y hacer ochos un poco más, y luego lo solté para que siguiera con su vida.
"Debería llevarles al resto su café antes de que vengan a buscarme. ¿Quieres venirte?" preguntó Brian.
Negué con la cabeza. "Tengo que ir a casa y prepararme para el instituto."
"Ah, cierto," dijo Brian, "Se me olvida."
"¿Vosotros no vais?"
"Yo hago cursos online," dijo Brian, "Mi familia cree que es para que pueda conseguir un trabajo para pagarme el piso... lo que en parte es cierto. Alec lo dejó, Rachel nunca fué, y Lisa se adelantó a su curso y ya tiene su titulo. Hizo trampas con su poder, pero lo tiene."
"Ah," dije, pensando en el hecho de que Brian tenía un apartamento. No el hecho de que Grue el supervillano tuviera un apartamento – Lisa me lo había mencionado - si no en el hecho de que Brian el adolescente con padres y cursos en los que centrarse tuviera uno. No hacia más que cambiar mi marco de referencia para intentar entenderle.
"Toma, un regalo," dijo, cogiendo algo de su bolsillo y extendiendo la mano.
Me asusté al pensar en aceptar otro regalo. Los dos mil dolares que me habian dado ya pesaban bastante en mi consciencia. Pero quedaría mal si no lo aceptaba. Me obligué a poner la mano debajo de la suya, y soltó una llave con una corta cadena en la palma de mi mano.
"Es de nuestro loft," me dijo "Y va en serio. Nuestro incluyendote a ti. Puedes venir cuando quieras, aunque no haya nadie. Relajate y ve la tele, comete nuestra comida, llenanos el suelo de barro, gritale al resto por llenar el suelo de barro, lo que sea."
"Gracias" le dije, sorprendiendome a mi misma al descubrir que estaba realmente agradecida.
"¿Vas a venir despues del instituto, o te veo aqui mañana por la mañana?"
Lo pensé por un segundo. Anoche, no mucho antes de que me fuera, Brian y yo habíamos estado hablando de nuestro entrenamiento. Cuando había mencionado que salia a correr por las mañanas, había sugerido vernos regularmente. La idea era mantenerme al dia, poruqe no estaba viviendo en el escondite del grupo como Lisa, Alec y Rachel. Tenía sentido, y había aceptado. Había ayudado que Brian fuera quien mejor me caía del grupo. Por alguna razón me era más facil sentirme identificada con el. No es que no me cayera bien Lisa, pero estar con ella me hacía sentir como si tuviera la Espada de Damocles colgando sobre mi cabeza.
"Me pasaré luego," decidí en voz alta, sabiendo que podría dejarlo de lado si no me comprometía. Antes de que empezaramos a hablar otra vez, le saludé rapidamente con la mano y empecé a correr de vuelta a casa, con la llave de su escondite firmemente apretada en la mano.
Dirigirme a casa y prepararme para el instituto me dejó con un sentimiento de aprensión, como un peso en mi pecho. Había estado intentando no pensar en las burlas de Emma y en haber huido del instituto llorando. Había pasado una hora o dos dando vueltas en la cama, repitiendo el evento en mi cabeza mientras el dolor en la muñeca me despertaba cada vez que empezaba a dormirme. Aparte de eso, había conseguido evitar pensar en el tema. Ahora la perspectiva de volver me agobiaba, aunque era imposible no pensar en ello mientras me dirigia a casa, me preparaba y cogía el autobus.
No pude evitar pensar en el dia que me esperaba. Aun tenia que hacer frente a las consecuencias de perder dos tardes de clase. Eso era serio, especialmente porque me había pasado la fecha límite para entregar el proyecto de arte. Me dí cuenta de que mi proyecto de arte estaba en mi mochila, y la ultima vez que había visto la mochila había sido cuando Sophia había estado encima de ella, sonriéndome.
También estaba el hecho de tener que ir a la clase del Sr. Gladly. Ya daba bastante asco, estando Madison en esa clase y teniendo que hacer trabajos en equipo con gente como Sparky o Greg. Sabiendo que tenía que sentarme ahí y escuchar a Mr. Gladly dar clase cuando le había visto darme la espalda cuanto estaba siendo acosada... Eso daba más asco aún.
Esa no era la primera vez que tenia que convencerme para ir al instituto. Engañarme a mi misma para ir y quedarme. Los peores dias habían sido en mi primer año de instituto, cuando las heridas de la traición de Emma aun eran recientes y no había pasado por tanto como para preveer la variedad de cosas que se les podrían ocurrir. Entonces había sido terrorífico, porque no sabía qué esperar, no sabía donde o cuando pondrían los limites, si es que los ponían. Había sido dificil, tambien, volver en Enero. Había pasado una semana en el hospital bajo observación psiquiatrica, y sabía que todos habían oido la historia.
Me quedé mirando por la ventana del autobus, mirando a la gente o los coches. En dias como este, después de ser humillada en público, convencerme hasta el punto en el que estaba dispuesta a pasar por la puerta del instituto era cuestión de hacer tratos conmigo misma e intentar mirar más allá del dia de instituto. Me dije que iria a la clase de ordenadores de la Señora Knott. Ninguna del trio estaría allí, sería bastante facil, y podría dedicar el rato a navegar por internet. A partir de ahí, solo era cuestión de convencerme a mi misma de caminar por el pasillo hasta la clase del Señor Gladly.
Si me obligaba a hacer eso, me prometí, me daría un capricho. Un descanso para comer dedicado a leer los libros que había estado guardando, o algún bollo comprado en una tienda después del instituto. Para las clases de la tarde, tendría que pensar en algo más que quisiera, como ver una serie de TV que me gustara o trabajar en mi traje. O, pensé, quizás simplemente podría pensar en estar con Lisa, Alec y Brian. Excepto por la parte ne la que casi me mutilan los perros de Perra, había sido una buena noche. Comida tailandesa, los cinco tirados en los sofás, viendo una peli de acción en una televisión enorme con sonido surround. No me olvidaba de lo que eran, pero pensé que no tenía ninguna razon para sentirme mal por pasar el rato con ellos cuando eramos –en todos los sentidos - sólo un grupo de adolescentes pasando el rato. Además, era por una buena causa. Si se relajaban conmigo quizás revelaran algun secreto, ¿no?
Según me bajaba del autobus, con un par de viejos cuadernos en una mano, mantuve esa idea en la cabeza. Podía relajarme en clase de la Señorita Knott, y luego solo tenia que aguantar tres clases de 90 minutos. Quizás, se me ocurrió, podría intentar encontrar y hablar con mi profesora de arte en el descanso para comer. Significaría mantenerme fuera del alcance del trio, y quizás podría acordar algo para hacer otro proyecto o al menos no sacar un cero. Mis notas eran lo bastante pasables que quizás podría aprobar con un cero en el proyecto, pero aun así, ayudaría. Quería hacer algo más que simplemente aprobar, especialmente con toda la mierda que tenía que aguantar.
La señorita Knott llegó a la clase más o menos a la vez que yo, y abrió la clase para dejarnos entrar. Como una de las ultimas de los cuarenta y pocos alumnos en llegar, acabé al final de la multitud. Mientras esperaba a que hubiera bastante sitio en la puerta, vi a Sophia hablar con tres de las chicas de la clase. Parecía que acabara de llegar de su entrenamiento de atletismo.
Sophia tenía la piel oscura y el pelo negro lo bastante largo como para que le llegara a los riñones, pero ahora lo llevaba recogido en una coleta. No podía evitar resentir el hecho de que aun estando sudada, manchada y que fuera una zorra notable, practicamente todos los chicos del instituto se quedarian con ella antes que conmigo.
Dijo algo, y todas las chicas se rieron. Aun cuando sabía, racionalmente, que no estaba en un lugar alto de la lista de cosas de las que hablarían y que probablemente no estaban hablando de mi, se me encogió el corazón. Me acerque al atasco de alumnos esperando a entrar por la puerta, para que no me pudieran ver. No funcionó. Cuando un grupo de estudiantes entraba en la sala, via a Sophia mirándome. Hizo una expresión de lloriqueo exagerada, pasandose un dedo desde el ojo por la mejilla, imitando una lágrima. Una de las otras chicas se dió cuenta y se rió, inclinandose sobre Sophia mientras ella le susurraba algo al oido. Ambas se rieron. Mis mejillas ardieron con humillación. Sophia me dirigió una ultima sonrisa burlona y se giró para alejarse mientras las otras chicas se ponian en fila para entrar a la sala.
Sintiendome mal mientras lo hacía, me di la vuelta y fuí otra vez pasillo abajo, hacia la puerta principal del instituto. Sabía que sería mucho más dificil volver mañana. Durante un año y tres cuartos, había estado aguantando esta mierda. Había estado nadando a contra corriente mucho tiempo, y aun cuando sabía las consecuencias a las que me enfrentaría si seguía faltando al instituto así, era mucho más facil dejar de esforzarme contra la corriente y simplemente darme la vuelta.
Con las manos en los bolsillas, sintiendo ya un alivio amargo, cogí un atubos hacia los Muelles.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]